El bienestar de los empleados es un punto que las pequeñas y medianas empresas mexicanas (PyMEs) deberán tomar en cuenta para ser más competitivas y aprovechar las oportunidades que brinda el Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC), ya que diversos expertos señalan que este acuerdo puede ser un catalizador de la economía para aliviar los efectos de la emergencia sanitaria en América del Norte.

En el caso de México, las PyMEs son de gran importancia, pues el 64% de las empresas pertenecen a esta categoría y generan más del 60% de los empleos formales. Por ello deben poner especial atención en el capítulo 23 del T-MEC, el cual señala los compromisos adquiridos por los tres países en materia laboral y que será un punto por cumplir para quienes aspiran a vender sus productos en los países del norte.

En el apartado mencionado se señala que la administración adecuada del talento o el cuidado de la forma de trabajo serán indispensables para asegurar condiciones aceptables respecto a salarios mínimos, duración de las jornadas, así como de seguridad y salud en los centros laborales, puesto que uno de los compromisos más importantes, asumidos por las tres naciones, es solo comercializar mercancías que cumplan con las disposiciones en materia laboral.

Esto significa que además de cumplir con normas de calidad, medio ambiente o fiscales, por mencionar algunos ejemplos, las empresas exportadoras a estos países tendrán que estar en regla con la ley laboral vigente de su lugar de origen.

Para ello, a nivel local las autoridades se apoyarán de los mecanismos vigentes para la vigilancia del cumplimiento, como las visitas de inspección no anunciadas o de las garantías de cumplimiento voluntario, como los reportes generados por las propias empresas en cumplimiento de la NOM-035-STPS-2018, Factores de riesgo psicosocial en el trabajo - Identificación, análisis y prevención, por ejemplo.

“Estas medidas derivarán en la creación de una economía en la que el bienestar de los colaboradores será el eje principal de la competitividad, pues a diferencia del TLCAN, el nuevo acuerdo pone atención como nunca en las condiciones de trabajo para evitar la competencia desleal”, señala Thierry Guihard, Director General de Sodexo Beneficios e Incentivos México, empresa especializada en Servicios de Calidad de Vida.

Aunque pareciera un candado que impide la participación de las PyMEs mexicanas, la realidad es que en el país se han llevado a cabo reformas en materia laboral enfocadas en mejorar la Calidad de Vida de quienes trabajan, los ejemplos más recientes son la NOM-035-STPS-2018, la legislación en materia de Home Office que se dio a finales de 2019 o la deducibilidad al 100% de los vales de despensa propuesta en el paquete fiscal para 2021.

“Las empresas solo deben dar continuidad al cumplimiento de las leyes laborales vigentes, como lo hacen ahora, pero deberán poner mayor atención al registro minucioso de ello, esto además representará un impulso a la competitividad, pues los reportes que se generan brindarán nuevos indicadores que permitirán mejoras para ser más productivos”, afirma Thierry Guihard.

El capítulo 23 del T-MEC es la materialización de una de las tendencias con mayor fuerza en los últimos años en las empresas, que es la generación de valor a través de la administración del talento y un ejemplo de cómo el bienestar en los centros de trabajo contribuye al crecimiento económico.

Prueba de ello es que las garantías para los trabajadores quedan protegidas por el mismo tratado, pues los países firmantes reconocen que es inapropiado fomentar el comercio o la inversión mediante el debilitamiento o reducción de las protecciones otorgadas en las leyes laborales de cada nación.


Más leído